miércoles, 18 de noviembre de 2009

La comida en la literatura

"...Quieres ser un embajador?
Si, quiero – respondio el nino, mientras masticaba pan y agitaba su cabeza.
En el mismo tiempo el lacayo situado detras limpio el nariz del embajador y hizo muy bien porque en la sopa iba a caer una demasiado grande gota ajena..."

Esto es de un libro de Nicolay Gogol que se llama "Almas muertas"

domingo, 15 de noviembre de 2009

La comida en la literatura

Una olla de algo mas vaca que carnero , salpicón las mas noches, duelos y quebrantos los sábados , lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, comsumían las tres partes de su hacienda

Este fragmento para quien no lo halla adivinado ya pertenece al principio del libro "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha" de Miguel de Cervantes Saavedra.

Miguel de Cervantes Saavedra fue novelista, poeta y dramaturgo español . Nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547 y murió en Madrid el 22 de abril de 1616.
Esta considerado como la mayor figura literaria dentro de España. Es famoso por haber escrito "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha" el cual es considerado por muchos expertos como la primera novela moderna y una de las mejores obras literarias del mundo.


Para aclarar el tipo de comida que se citan en el fragmento aquí os dejo que son algunas de ellas:

  • Duelos y quebrantos : Son un plato tradicional de la cocina manchega, cuyos ingredientes principales son huevos revueltos, chorizo, tocino entreverado, etcétera, todo ello preparado en la sartén.

  • Palomino: Es un vino fino.

  • Salpicón: Es un plato hecho de diferentes carnes picadas y aderezado con pimienta, sal, rociado con una vinagreta de perejil, cebolleta que se toma frío. Hoy en día es un plato muy propio de las provincias de Huelva y Cadíz

La biografía la he sacado de http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_de_Cervantes y el fragmento de un libro mío. Los platos y sus descripciones de la Wikipedia.

La comida en el arte




Esta obra se llama Comida de pícaros , está hecho en óleo sobre lienzo , mide 96 x 112 cm y se encuentra actualmente en Szépmüvészeti Múzeum en Budapest

La obra es de Diego Velázquez un pintor español que nació en Sevilla el día 6 de junio de 1655 y es el mayor representante de la pintura barroca de su época.

La imagen muestra la comida de esa época 1619 aproximadamente Velázquez lo pintó con solo 20 años.


La foto y descripción está en http://www.epdlp.com/pintor.php?id=399

La comida en la literatura.

La cita que elegí es viene de "L'Avare" escrito por Molière:



En francés es: "Il faut manger pour vivre, et non pas vivre pour manger.".

En Español será: "Hay que comer para vivir, y no vivir para comer.".

La comida en el arte.

Este pintura es una naturaleza muerta por Abraham Mignon. Ahora està en el Museo Walraf-Richartz, en Colonia(Alemania).

Abraham Mignon (21 de junio de 1640 - 27 de marzo de 1679), pintor neerlandés, nacido en Frankfurt.

Su padre, un mercader, lo dejó con el pintor de naturaleza muerta Jacob Marrel, con quien viajó a los Países Bajos alrededor de 1660. Después trabajó bajo las órdenes de Jan Davidszoon de Heem en Utrecht, donde en 1675 se casó con la hija del pintor Cornelis Willaerts. Sibylle Merian (1647-1717), hija del grabador Matthew Merian, se convirtió en su aprendiz y alcanzó distinción como pintora de flores. Murió en la ciudad de Utrecht.

Mignon se dedicó casi exclusivamente a flores, fruta y pájaro y otro tipo de naturaleza muerta, aunque en ocasiones tuvo intentos con los retratos. Sus obras sobre flores están marcadas por un acabado detallado y un tratamiento delicado. Su esquema favorita era introducir rosas rojas o blancas en el centro del lienzo y colocar el grupo entero de flores contra un fondo oscuro.

Estos datas y fotographía vienen de http://es.wikipedia.org/wiki/Abraham_Mignon

martes, 10 de noviembre de 2009

Comida en la literatura

La fábula que elegí es esta:


"El perro y el trozo de carne"

Había una vez un perro muy glotón que siempre estaba buscando entre las basuras y los desperdicios a ver si encontraba algo de comer.También rondaba por los mercados y las casas de comidas, meneando el rabo y ladrando a la gente para que le tiraran un hueso o un mendrugo de pan.No solía conseguir gran cosa de esta manera, pero un día se encontró con un hermoso trozo de carne, grande y jugoso.Al principio no dio crédito a sus ojos, pensó que se trataba de una visión...¿quién podía haber abandonado aquel maravilloso pedazo de carne? Se abalanzó por fin sobre el suculento manjar, lo asió con sus dientes, notando que era real, que no estaba soñando y verdaderamente tenía en la boca el más delicioso de los bocados y, temiendo que alguien se lo fuera a arrebatar, se marchó corriendo en busca de un lugar donde saborearlo a gusto.Al pasar junto a un estanque, miró de reojo hacia el agua y cuál no sería su asombro al ver junto a la superficie, como flotando a pocos centímetros de profundidad, otro trozo de carne tan grande y apetitoso como el que llevaba en la boca.No era posible que en un mismo día aquel milagro sucediera dos veces seguidas: otro pedazo de carne igual...¡no, más grande y jugoso todavía! el perro se quedó muy quieto, como hipnotizado, mirando fijamente el agua, y cuanto más miraba más se convencía de que el otro pedazo de carne era mejor que el suyo. Creyó ver que otro perro lo llevaba entre sus dientes, del mismo modo que él llevaba su bocado. Y pensó entonces que no debía resultar difícil obtener para sí aquel trozo de crane que lo incitaba desde el estanque. Entonces se dijo a sí mismo que debía ser astuto y obrar con inteligencia para llevar a cabo su plan.Fue acercando el morro poco a poco al agua, y cuando estuvo a pocos centímetros de la superficie no pudo aguantar más y abrió la boca para agarrar la carne que veía flotar en el estanque. Naturalmente, al abrir la boca se le cayó al agua el trozo que llevaba, y el otro también desapareció, pues no era más que el reflejo del primero en la tranquila superficie del estanque.

Moraleja: Más vale pájaro en mano que ciento volando.

La comida en el arte


“Vieja friendo huevos” es una obra de Diego Velásquez, realizada en 1618.
Es óleo sobre lienzo y actualmente está expuesto en Reino Unido.


Esta imagen la he cogido de la página web http://es.wikipedia.org/wiki/Vieja_friendo_huevos.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Caldo de piedra


Érase una vez un monje que andaba pidiendo. Cuando llegó a la puerta de un agricultor, no quisieran darle una limosna. El monje se estaba muriendo de hambre y le dijo:
- Voy a ver sí puedo hacer un caldo de piedra...
Y cogió una piedra del suelo, le sacudió la tierra y se puso a mirarla para ver si era buena para hacer un caldo. La gente de la casa comenzó a reírse de él y de su idea.
El monje preguntó:
- ¿Ustedes nunca han comido un caldo de piedra? Les digo que es buenísimo.
Y luego le contestaron:
- ¡Lo queremos ver!
Después de lavar la piedra, el monje pidió:
- Sí me prestasen un pote...
Le dieron una olla de barro. É la llenó de agua y le echó la piedra dentro.
- Ahora, si me pusiesen la ola al fuego...
Así hicieron. Cuando la olla empezó a hervir, él dijo:
- Con un poco de manteca de cerdo sería perfecto para el caldo.
Le fueron a coger un trozo de manteca de cerdo. Hirvió, hirvió y la gente de la casa pasmada por lo que veía. El monje probó el caldo y dijo:
- Está un poco soso, necesita un poco de sal.
También le dieron la sal. Sazonó, probó y dijo:
- Ahora con unos ojitos de col el caldo quedaba tan exquisito que incluso los ángeles lo comerían.
El dueño de la casa fue a su huerta y trajo dos de sus mejores coles. El monje las limpió y las deshizo, tirando las hojas con los dedos y echándolas en la olla.
Cuando la col ya estaba hirviendo, el monje dijo:
- Un trozo de chorizo quedaba muy bien...
Le trajeron un trozo de chorizo, lo puso en la olla y mientras cocía, quitó de la alforja una bolsa con pan y se preparó para comer despacio. El caldo olía de maravilla, como sí fuera una golosina. El monje comió y se lambió los labios. Después comer todo el caldo, la piedra se quedó en el fondo de la olla.
La gente de la casa, que tenía los ojos en él, le preguntó:
-Entonces, ¿y la piedra?
El monje les contestó:
La piedra la lavo y la llevo yo comigo de nuevo.
Y así consiguió comer donde no le querían dar nada.

lunes, 2 de noviembre de 2009

La comida en el arte


El autor del cuadro es Amadeu de Sousa Cardoso. Nació el 14 de noviembre de 1887 en Manhufe, en "freguesia" de Mancelos, Amarante.
Murió en Espinho el 22 de octubre de 1918. Fue un pintor muy famoso del arte moderna en principios del siglo XX.
El cuadro se puede ver en el museo del Centro Cultural de Belém y pertenece a la colección particular de de Joe Berardo, en Lisboa.
El link de la biografia de Amadeu de Sousa Cardoso: